29/3/12

El órgano de la iglesia de Villa del Prado (II)

(Viene de la primera parte del artículo)

A partir del comienzo de la década de 1970, cuando Francisco Rodríguez dejó de tocar por su avanzada edad, le sucedió su hijo Manuel, y algunas otras personas que tocaban el órgano, como un hombre llamado D. Primitivo; de todas formas comenzó a tocarse con menos frecuencia. Al final, la falta de mantenimiento del aparato y su progresivo desgaste y desafinación llevó a finalizar definitivamente su uso hacia 1983.
El órgano, de verde oscuro (1905 - 2000)

Permaneció el órgano mudo hasta que una década después, Juan Durán, el que ésto escribe, interesado en que el instrumento volviese a sonar, tras pedir consejo a organistas y organeros, y ayudado por sus padres, escribió una carta de petición a la Fundación Cultural Banesto, que respondió dispuesta a hacerse cargo del patrocinio de restaurar y reparar y poner de nuevo en condiciones de funcionamiento el órgano. Después de todo ello, el organero Luis Val Macho presentó un presupuesto de reparación, y gracias a la ayuda de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Villa del Prado, del cual la concejala de cultura Belén Rodríguez, hoy alcaldesa, hizo una inolvidable, amable y buena gestión, se comenzaron las obras que consistieron en restaurar algunos tubos, reintegrar otros que faltaban, cambiar numerosas partes de la maquinaria, poner un motor nuevo silencioso y armonizar y afinar completamente el instrumento. En Junio de 1993 el órgano de Villa del Prado volvía a funcionar de nuevo, recuperándose así éste bien cultural, que hace privilegiado al pueblo, pues desgraciadamente, en toda la comarca, excepto San Martín, y Méntrida, todos los pueblos perdieron su órgano, o conservan solo la caja (Almorox).

Al concierto Inaugural, ejecutado por el organista Luis Joana, acudieron personalidades de la Comunidad de Madrid, Fundación Banesto, Ayuntamiento de Villa del Prado, el viejo organero Luis Val, y el por entonces ministro de defensa Julián García Vargas. El acto fue seguido por diarios como El País, Ya, Diario-16 y la SER; y las cámaras de Telemadrid, con el periodista César Pordomingo, grabaron buena parte del concierto, ofrecido por un organista profesional que supo con certeza manejar el aparato y resucitar sus voces. La iglesia se llenó ése día con numerosas personas del pueblo que acudieron a escuchar de nuevo los sonidos ya casi olvidados del viejo instrumento. Finalizó el concierto con una alegre e inolvidable “Danza de las Hachas” del compositor Martín y Coll, del siglo XVII.

Posteriormente, en el año 2000, dentro de los trabajos de restauración del interior de la iglesia, se restauró la caja del órgano y se la devolvió el original color blanquecino del siglo XVIII y se limpiaron las partes doradas.

Felizmente, el órgano ha estado en uso desde 1993 hasta hoy, y precisamente ése sano uso es el que le ayuda a conservarse mejor, a que no se encasquille, a que las pieles no se agrieten y las maderas no se pudran ni las salgan bichos, y a que la maquinaria se mueva y se mantenga, pero también ése uso hace que las cosas se desgasten y necesiten su reparación cada cierto tiempo.

En el año 2010 ya era imprescindible una nueva reparación y afinación general del órgano, pero en ésta ocasión se disponía de un presupuesto mayor, ofrecido por la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, quien inició una campaña de recuperación de órganos históricos. El ayuntamiento, a través de su concejala de cultura Maribel Rodríguez manifestaba un amable interés en iniciar éstas nuevas obras, y de nuevo, colaboré con ella ofreciéndola una lista de organeros a los que consultar para pedir presupuestos. Las gestiones y trabajos de la concejalía y de la Comunidad de Madrid se pusieron en marcha y finalmente fue aprobado el presupuesto ofrecido por el organero Carlos Álvarez Ramírez, con taller en Teruel, el cual comenzó las obras de restauración a finales de febrero de 2011. Toda ésta restauración estuvo también supervisada por Felipe López Pérez, organista y musicólogo designado por la Comunidad de Madrid para éstas tareas.
Teclado y registros

Debido a éste mayor presupuesto, en ésta segunda restauración, se han podido realizar nuevas e interesantes mejoras de la maquinaria , de la colocación interior de los tubos y aumentar la sonoridad del órgano, dejando salir el sonido libremente al exterior, destapando las ventanas de los tubos exteriores, que estaban cerradas por detrás con maderas desde 1905. Se desmontaron todos los tubos y se restauraron y lavaron completamente, se taparon todas las rendijas que habían aparecido en el sistema de conducción y almacenamiento de aire, se reparó el fuelle y se limpió y restauró toda la consola y teclado. Se eliminó el registro de “voz celeste”, de muy poca utilidad en éste órgano, y se sustituyó por uno de “docena”, al que se puede sacar más partido. También se eliminó la caja de expresión, pues en éste órgano era de poca utilidad y bajaba notablemente el sonido de los tubos interiores. El trabajo de Carlos Álvarez ha mejorado notablemente la sonoridad del órgano y ha rejuvenecido y renovado el funcionamiento del mismo, resultando un órgano de mayor brillantez en sonido, mayor potencia y versatilidad. A comienzos de Octubre de 2011 finalizaba ésta segunda y más profunda restauración, y desde entonces, el órgano de tubos de la iglesia de Villa del Prado, curiosa mezcla de barroco y romántico, apto para tocar distintas estéticas sonoras, continúa su agradable labor para todo aquel que quiera acercarse a escucharlo, generalmente los domingos.

Datos del órgano de tubos de la iglesia de Villa del Prado:

Castillo de tubos frontal
Consola de 1 teclado de 56 notas

Registros:

-Flautado 8
-Viola de Gamba 8
-Bordón 8
-Docena 2-2/3
-Octava 4
-Ocarina (tapadillo) 4
-Quincena 2
-Lleno 3h
-Trompeta real 8 (partido)
-Fagot-oboe 8 (partido)
-Bajoncillo-Clarín 4-8 (partido)
-Voz Humana 8 (partido)

Enganches:

-Trémolo
-LLamada lengüetas
-Anular lengüetas
-I al pedal.
Pedalier: enganchado al teclado

(Por Juan Durán)

2 comentarios:

  1. Interesante y documentada historia la que nos proporcionas en estos dos posts dedicados al órgano de la iglesia de Santiago.
    Que suerte tienen los praeños y praeñas de contar entre ellos con una persona de tu calado cultural y artístico, que derrocha entusiasmo a raudales por todo lo que acontece a esa gran villa.

    Un abrazo y gracias.

    Pedro Zorro Corredero de Cadalso de los Vidrios

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro por tu comentario, que aprecio mucho igualmente por ser tu una persona con enorme entusiasmo y dedicación por la naturaleza, historia y costumbres populares. Saludos! juan.

    ResponderEliminar